4/03/2013

Tema 6. El Barroco




Siglo XVII
El barroco es un período del arte que apareció en el año 1600, aproximadamente, y que llegó hasta el 1750. La palabra "barroco", como la mayor parte de las designaciones de un período o de un estilo, fue inventada por críticos posteriores más que practicantes de las artes en el siglo XVII y principios de siglo XVIII. Es una traducción francesa de la palabra portuguesa "barroco" (en español sería barrueco), perla irregular, o joya falsa.
El período Barroco se ubica entre los períodos Manierista y Rococó (Aunque algunas definiciones llegan a incluir a ambos movimientos como parte del barroco y por ende lo sitúan entre el arte del Renacimiento y el neoclásico), en un tiempo en el cual la Iglesia Católica tuvo que reaccionar contra numerosos movimientos revolucionarios culturales que produjeron una nueva ciencia y nuevas formas de religión (Reforma).
La Reforma fue un movimiento religioso, surgido en Europa en el siglo XVI. Tenía sus raíces en elementos de la tradición medieval. Comenzó con la predicación de Martín Lutero, que revisó las doctrinas medievales según el criterio de su conformidad a las Sagradas Escrituras. En particular, rechazó el sistema sacramental de la iglesia como un secuestro del Evangelio, el cual debía ser predicado libremente.

Pintura barroca

Durante el Barroco la pintura adquiere un papel prioritario dentro de las manifestaciones artísticas. Siendo la expresión más característica del peso de la religión en los países católicos y del gusto burgués en los países protestantes.
Pintura: naturalismo, clasicismo y barroco decorativo
En el último tercio del siglo XVI se hace necesaria la introducción de nuevos elementos para superar la crisis manierista, a la vez que los nuevos postulados emanados del Concilio de Trento (Contrarreforma) obligan al cambio en la iconografía.
La renovación formal se realiza por la introducción de dos elementos, que caracterizarán la pintura barroca: el realismo y la luz. Por el primero se buscan los modelos de la naturaleza, huyendo de la idealización manierista; por el segundo, dominará el color sobre la línea -las figuras se realizan por manchas de luz y color, pérdida de contornos, falta de detalles menudos-, la luz será la encargada de hacer destacar los objetos o figuras según su importancia (visión pictórica). Asimismo, se realizará una "visión profunda", en la que los elementos de la composición se relacionan según primeros o últimos términos. Las composiciones se simplifican en cuanto a la ausencia de figuras inútiles o episódicas, buscando la unidad y la claridad compositivas.
El desnudo desaparece de las representaciones religiosas, que serán las de mayor desarrollo, persistiendo únicamente en las temáticas mitológicas y alegóricas. Se enriquece la iconografía con gran cantidad de temas, especialmente los combatidos por la Reforma protestante -Inmaculada Concepción, sacramento de la Eucaristía, etc.-, difundiéndose igualmente los relativos a martirios, visiones místicas de los santos, etc.
Tres corrientes forman el desarrollo de la pintura barroca italiana: el naturalismo, presidido por la obra de Michelangelo Merighi - Caravaggio-; el clasicismo, corriente seguida por los Carracci y la Escuela Boloñesa; y, finalmente, el denominado barroco decorativo, nacido de la escuela romana.
Naturalismo: Corriente pictórica presidida por CARAVAGGIO (1573-1610); su pintura rompe todo lazo de continuidad con el movimiento anterior, sus caract. princ. son el realismo y los estudios lumínicos. Su realismo se inspira en lo que le rodea, representa lo que ve, escenas y tipos populares y vulgares. Sus estudios de luz se basan en destacar las figuras sobre un fondo oscuro; la iluminación, lateral, cae fuertemente sobre las escenas, delimitando claramente las formas iluminadas cuyos colores tiene vivas tonalidades. El arte de Caravaggio es la antítesis del manierismo cinquecentista y del eclecticismo de los Carracci. Su obra de juventud está marcada por la influencia lombarda y veneciana, con un rico colorido y un gran realismo -el Descanso en la huida de Egipto, el Baco-, también patentes en sus obras de género:
Características de la pintura:
·         Se desarrollan nuevos géneros como los bodegones, paisajes, retratos, cuadros de género o costumbristas.
·         Se enriquece la iconografía de asunto religioso. Existe una tendencia y una búsqueda del realismo que se conjuga con lo teatral y lo efectista.
·         El color, la luz y el movimiento, son los elementos que definen la forma pictórica.
·         La visión de las escenas en profundidad, la estructuración de las composiciones mediante diagonales y la distribución de manchas de luz y de color, configuran el espacio como algo dinámico, donde los contornos se diluyen y las figuras pierden relevancia frente a la unidad de la escena.
·         Los claroscuros procuran dar intensidad y viveza.
·         Se rehúyen de los ideales de belleza, mostrando la realidad tal como es, sin artificios.
·         Los temas a plasmar son inspirados de la cultura greco-latina, con seres mitológicos.

En España es un barroco que todavía no es muy recargado, porque está viviendo todavía las influencias de Herrera. En Salamanca trabajaron la familia de los Churrigera; a José se debe el retablo de los dominicos, de Joaquín el retablo del Colegio Calatrava y la cúpula de la Catedral Nueva de Salamanca, de Alberto la plaza mayor de Salamanca, excepto el ayuntamiento que es de García Quiñones. 

Alonso de Cano, es un escultor de inmaculadas. Como otras de este autor atenemos la "Inmaculada Concepción", "Virgen con el Niño", "San Antonio Padua". La pintura barroca española es esencialmente religiosa, aunque también hay otros temas. Se va a representar a las clases bajas.
De Rivera tenemos la "Inmaculada Concepción"; también representa a santos y mártires, como es el "Martirio de San Bartolomé"; también tiene temas mitológicos y del mundo antiguo como "Arquímedes"; del antiguo testamento "El sueño de Jacoz". De la escuela Andaluza son Zurbarán, Murillo y Valdés Leal. Estos tres pintores representan un aspecto de la religión.

Murillo representa el aspecto amable de la religión, por eso suele representar inmaculadas y niños; de él tenemos la "Inmaculada Concepción" , "El buen pastor", "Los niños de la Concha"; pero tiene otro lado suyo que representa la crisis de Sevilla y representa una serie de cuadros, así tenemos "Los niños comiendo melón", "Los niños de la concha", "El niño pordiosero". Valdés Leal refleja el lado macabro de la religión, como obra tenemos los lienzos de las postrimerías. De Zurbaran tenemos como obras "Santa Casilda", "San Hugo en el refectorio de los castigos", "Bodegón", entre otras muchas.          
Velázquez es sevillano de madre portuguesa y su pintura se caracteriza por su realismo, es tenebrista pero realiza dos viajes a Italia, él lucha por la luz, el color y llega a dominar la perspectiva aérea. Además Velázquez paso a ser pintor de corte, en cuanto a las obras en un primer momento es tenebrista y podemos incluir una serie de obras "El aguador de Sevilla", "Los borrachos", "La fragua de Vulcano"; también representa una serie de retratos "El Conde Duque de Olivares", "La rendición de Breda" (ver foto superior segunda de la derecha), "Las Meninas", "Las hilanderas".

Barroco - Arquitectura
La arquitectura barroca se desarrolla desde el principio del siglo XVII hasta dos tercios del siglo XVIII. En esta última etapa se denomina estilo rococó.
Durante el siglo XVII se desarrolla el concepto de urbanismo, los edificios se  proyectan para un lugar concreto dentro del espacio urbano, y en relación a éste; aparecen los grandes espacios en las ciudades (plazas,jardines, etc.). En las construcciones religiosas se mantiene el modelo creado por Vignola (iglesias jesuíticas), utilizándose también las plantas elípticas, circulares y mixtilíneas; la gran decoración escultórica y pictórica en las iglesias, y los jardines y fuentes en los espacios urbanos, contribuyen al efecto escénico buscado por los arquitectos barrocos, principalmente durante el siglo XVIII.
Gian Lorenzo BERNINI (1598-1680) es el artista + representativo del período. Su primera obra como arquitecto es el baldaquino de San Pedro (1624), en bronce, encargo del Papa Urbano VIII. En 1626, tras la muerte de Maderno, continúa la obra del Palacio Barberini, con una fachada con tres filas de arquerías.
Características generales
·         El rechazo de la simplicidad y la búsqueda de lo complejo y el movimiento.
·         Da importancia a la luz y efectos luminosos. Contraste de claroscuro. Búsqueda de la sorpresa.
·         Gusto por lo dramático, exuberante y teatral.
·         Gran riqueza decorativa en interiores.
·         Las ventanas son ovales o cuadradas con la parte superior curva.
·         No reniega de las formas clásicas (columnas, arcos, frontones, frisos), pero las transforma de manera fantasiosa. A veces el edificio llega a ser como una gran escultura.
·         Las obras son: palacios, religiosas, urbanísticas, grandes jardines. 

Se construye la llamada galería que no es sino un amplio corredor, ricamente decorada y, que con el tiempo, se llenan de obras arte dando lugar así al concepto de galería de arte.

PARA DESCARGAR LAS DIAPOSITIVAS DE LA CLASE


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada